Esencia




610 kilómetros es una distancia muy larga para que te permita sentirte en casa cuando realmente estás fuera de ella, pero la realidad es que cada vez que visito el norte tengo la sensación de que llego a mi hogar. A fin de cuentas, qué hay más importante que estar en paz para saber que estás en casa.

Siempre tuve alma de marinero. El mar me hipnotiza y es capaz de parar el tiempo de la misma forma que la música y la literatura. Para mi las horas no pasan cuando me siento frente al tambaleo del agua.

Además, allí siempre puedo apreciar la ESENCIA de las cosas. El lugar donde todo se hace con más calma, donde el aire está limpio y se puede respirar, donde los productos se cuidan, donde la gente sigue trabajando con las manos, donde las conversaciones son a pie de calle y en persona.

Conocer nuevos lugares y a nuevas personas, ver a los viejos conocidos y encontrarme con la belleza en todas y cada una de sus formas.

Mi pequeña visión de todo esto a través de la fotografía.



















Fotos: @angelacastrogarcia y @pariseraunafiestaab

AB

No hay comentarios:

Publicar un comentario